El jabón negro de Hammán es un producto muy suave. Elaborado de la forma tradicional, es un emoliente natural. Si lo combinas con un guante o manopla exfoliante permite la eliminación de las células muertas dejando la piel suave.
Ayuda a que el bronceado se fije mejor. Es excelente para después de la depilación o como jabón de afeitado.

Envase de 200 gramos.

Ingredientes:

Potassium olivate, Aqua, Potassium palmate, Potassium cocoate, Olea Europaea oil, Potassium carbonate, Glycerin

Indicaciones de uso:

Como exfoliante corporal:

  • Toma una ducha o baño caliente, con una duración mínima de 10 minutos para preparar la piel antes de exfoliar.
  • Aplica el jabón con ayuda de una manopla o guante exfoliante y frota suavemente.
  • Enjuaga bien.

Como post depilatorio:

  • Después de la depilación, aplica un poco de jabón negro en la piel para eliminar restos de depilación.
  • Aclara con abundante agua.

Como jabón de afeitado:

  • Humedece ligeramente la cara y aplica una pequeña cantidad de jabón negro sobre el rostro. Frota suavemente.
  • Afeita con suavidad. Este jabón permite que las cuchillas se deslicen con mayor facilidad sobre la piel con lo que la piel se irrita menos.
  • Aclara con abundante agua.