website Ir al contenido

Cesta

La cesta está vacía

Propiedades del Jabón de Castilla 100% Oliva

El jabón de Castilla es, junto con el jabón de Alepo, uno de los jabones más antiguos que se conocen. Según algunos escritos, su origen es anterior al del jabón de Marsella.

Al jabón realizado íntegramente con aceite de oliva se le conoce como Jabón de Castilla. En su elaboración se combina aceite de oliva virgen extra y aceite esencial de laurel para dar lugar a este tradicional jabón, que lleva un proceso de curado especial de 8 semanas.

El resultado es un jabón muy suave, con espuma ligera y alto poder hidratante que se utiliza para tratar todo tipo de afecciones de la piel. Una auténtica crema, ya que forma una película protectora sobre la piel que ejerce una doble función: hidrata e impide la pérdida de hidratación.

Este jabón no se debe confundir con otros que encontrarás como “Jabón de Castilla al 20%, al 30%, etc..” Ese producto no es realmente jabón de Castilla, sino que está elaborado con un cierto porcentaje de aceite de oliva, el resto son otros aceites. Por tanto, el resultado final no tiene nada que ver.

Ingredientes:

Olea Europaea Fruit Oil,  Aqua (Water), Sodium Hidroxide, Citrus Sinensis peel Oil Expressed, Laurus Nobilis oil, Tocopheryl Acetate, Limoneno, Linalol, Eugenol

Indicaciones:

Por sus características está indicado para todo tipo de piel. En especial para pieles secas, descamadas, con problemas de eccemas, piel atópica o psoriasis.

Pastilla de 100 gramos

Consejos de uso:

Para el aseo diario y como jabón de ducha. Puedes usarlo para uso facial y corporal.