Por qué debes usar desodorantes sin aluminio

Se habla mucho de los desodorantes sin aluminio, pero ¿qué son y por qué te recomendamos que dejes de usarlos?

Bajo el término desodorante, a menudo englobamos dos productos que son diferentes: desodorantes y antitranspirantes. Pero, ¿cuales son las diferencias entre ambos?

Los antitranspirantes actúan impidiendo la transpiración en las axilas. Mientras que los desodorantes permiten la transpiración pero actúan eliminando las bacterias que son las responsables del mal olor. Porque el sudor en sí no huele a nada, es cuando lo descomponen las bacterias cuando se genera ese olor que nos resulta tan desagradable.

Los antitranspirantes y algunos desodorantes convencionales contienen aluminio como ingrediente activo. El aluminio está relacionado con una serie de patologías entre las que figuran el cancer de mama y el alzheimer.

¿Porqué es malo impedir la sudoración?

Como decíamos, los antitranspirantes bloquean la liberación de sudor en las axilas. La sudoración es un proceso natural, y es una de las vías principales que tiene nuestro organismo para eliminar las toxinas. Si bloqueamos este proceso, ¿qué ocurre con las toxinas? y ¿qué ocurre con el aluminio que nuestro cuerpo abosorbe? Diversos estudios han demostrado que el aluminio tiende a acumularse en el seno.

En los transpirantes convencionales, las sales de aluminio pueden llegar al 25%. Las sales de aluminio pueden llegar a imitar las hormonas, estrógenos, aumentando así el riesgo de cancer. Ten en cuenta que una única exposición a éste producto no supone nada, pero al no poder eliminarse de nuestro organismo, imagina la acumulación que tiene lugar después de años y años de aplicación.

¿En qué debo fijarme al escoger un desodorante?

Hay que leer atentamente la lista de ingredientes. La composición de un desodorante tiene que ser lo más natural posible. Busca aquellos que tengan ingredientes naturales y como aromas solo aceites esenciales ya que algunas fragancias también contienen aluminio. Además observa que no incluyan triclosán, propilenglicol, parabenes ni ftalatos pues estas sustancias también actúan como disruptores endocrinos.

El triclosán es una sustancia ampliamente utilizada en desodorantes y antitranspirantes. Muchos estudios lo asocian con daños en el cerebro y el hígado. Así como mayor incidencia de cáncer.

Los parabenes son unos excelentes bactericidas que se han utilizado a diestro y siniestro en cosmética. Se ha determinado su papel como disruptores endocrinos.

Aprovechando su poder disolvente, los ftalatos se han utilizado ampliamente en desodorantes y antitranspirantes. Se relaciona su uso con disfunciones hormonales, daños en el ADN y malformaciones en el feto.

El propilenglicol es un componente de los anticongelantes que también se utiliza en cosmética y en particular en los desodorantes. Se relaciona con daño en diversos tejidos como riñón, cerebro e hígado.

Ah, y no te dejes engañar por el reclamo "sin sales de aluminio". Puede resultar muy engañoso. El mineral Piedra de alumbre a menudo se utiliza como sustituto de las sales de aluminio, pero no es tan eficaz contra la transpiración y además sigue conteniendo aluminio.

Desodorantes naturales que puedes encontrar en nuestra tienda

A continuación vamos a analizar la composición de los desodorantes naturales de Clemence et Vivien que puedes encontrar en nuestra tienda online.

Tomemos por ejemplo el desodorante natural en crema Dulce, su composición INCI es la siguiente:

Butyrospermum parkii (karité)*, zhea corn starch (almidón de maiz)*, helianthus annuus seed oil (aceite de girasol)*, sodium bicarbonate (bicarbonato de sodio), prunus armeniaca kernel oil (aceite de albaricoque)*, kaolin (arcilla blanca), cananga odorata flower (flor de ylang-ylang) oil, salvia sclarea (salvia) oil, cedrus atlantica (cedro) oil, tocopherols (vitamina E natural), benzyl benzoate**, farnesol**, linalool**, limonene**, geraniol**

Todo este chorro lo que significa realmente es que el producto tiene la siguiente composición por orden de mayor a menor:

Manteca de karité, almidón de maíz, aceite de girasol, bicarbonato sódico, aceite de albaricoque, arcilla blanca, aceite esencial de Ylang ylang, aceite esencial de salvia, aceite esencial de cedro y vitamina E.

El resto de productos (benzyl benzoate, farnesol, linalool, limonene y geraniol) son compuestos que forman parte de los aceites esenciales y que hay que indicar por separado por normativa de seguridad de cosméticos. Son sustancias permitidas y que solo hay que indicar porque hay personas alérgicas a alguno de dichos compuestos y siempre hay que dejarlo claro.

Como ves hay razones más que de sobra para pasarse de una vez por todas a los desodorantes naturales. Nuestra salud lo agradecerá y además son muy eficaces.

Deja tu comentario

Todos los comentarios se moderan antes de ser publicados

Te invito a que visites algunos de los últimos productos incorporados a nuestra tienda. 

Mercedes